La historia de nuestro fundador,
Rev. Joseph A. Skelley, CM

¡Lleva esta medalla siempre! Éstas fueron las palabras de despedida de una madre al colgar una Medalla Milagrosa del cuello de su hijo. El jóven estaba dejando su casa para empezar sus estudios para el sacerdocio. Este era el consejo de una madre, la manera de entregar a su hijo al cuidado de una Madre más grande que ella.

Rev. Joseph A. Skelly, CM

Rev. Joseph A. Skelly, CM

Era septiembre de 1890, cuando, después de haber colocado la Medalla Milagrosa alrededor del cuello de su hijo, Elizabeth Hanlon Skelly dijo adiós a su hijo de 16 años, Joseph. Ella jamás se imaginó que con ese gesto estaba poniendo la Medalla Milagrosa en el cuello de cientos de millones de personas. Joseph nunca olvidó el consejo de su madre y hablaba de esto hasta su vejez. Pero lo más importante, comenzó como un seminarista adolescente a meditar sobre el significado de la Medalla.

Rev. Joseph A. Skelly, CM
El 9 de junio de 1900, dos años después de su ordenación, el Padre Joseph A. Skelly, CM fue nombrado Prefecto del Seminario Menor en Germantown. En 1912 fue encargado de recaudar fondos para la construcción de un nuevo seminario. Recordando el consejo de su madre y debido a su propia devoción a la Medalla Milagrosa, el Padre Skelly colocó una pequeña Medalla en cada carta que envió. Tan generosa fue la respuesta que trajo la intercesión de María Inmaculada que el Padre Skelly sintió que había una señal especial de gratitud hacia Nuestra Señora.

Rev. Joseph A. Skelley, C.M.

En marzo de 1915, después de oración y asesoría, se decidió a formar la Asociación Central de la Medalla Milagrosa (CAMM), una sociedad dedicada a los intereses de María, teniendo al Padre Skelly como su primer Director.

El Padre Skelly murió el 8 de julio de 1963, en la residencia de los sacerdotes de la Medalla Milagrosa ubicada en la calle Magnolia 5710. Está enterrado en la cripta del Santuario de la Medalla Milagrosa en Filadelfia, Pennsylvania.